Entradas

Mostrando entradas de julio, 2012

Alo Marhaba

Imagen
Marjayoun – Eb el Saqui, una tórrida mañana de julio: 
Han pasado ya quince días desde mi llegada al Líbano, hasta el momento la experiencia está siendo más que satisfactoria.  Beirut lo pude ver la primera noche, en la madrugada del domingo al lunes nueve de julio, la verdad es que desde el aire es impresionante, por fuera parece una gran ciudad europea, con hoteles de lujo, franquicias de comida; en determinadas zonas del dentro es dónde suele haber un poco más de tomate.  De Beirut hasta la base fuimos en autocar, tardamos unas tres horas en hacer el camino, el sol y nuestros compañeros de la primera rotación nos daban la bienvenida a eso de las cinco y media de la mañana. 
Ya me he ido acostumbrando al calor, también a que a las seis ya sea “muy de día” (aprovecho para correr un rato) y que a las siete de la tarde haya que ponerse algo encima porque refresca, a esas horas también es de noche, las seis en España.
 Las horas van cayendo muy rápido, gracias en parte a la bendita rut…

Ahora sí que sí

Habitantes y tantas de La Hura:
Como dije el sábado en la fieshhhta, esto no es un adiós, es un hasta luego;  noviembre, bueno, puede quedar un poco lejos, pero sólo un poco, el tiempo ha de pasar sí o sí.
En lo que voy y vengo del desierto, vosotros aquí tenéis una misión muy importante, estar tranquilos, bien y pasarlo mejor; estas tres cositas me ayudarán mucho cuando lleguen los momentos duros, que los habrá; porque, hijos e hijas mías me habéis mal acostumbrado bastante a los buenos momentos (y a los malos que luego se convierten en buenos)
Líbanesas no creo que pueda traer, pero una cosa si que os traeré seguro, todo lo bueno que aprenda allí y que de una u otra manera me hará crecer como persona; y de esto, sin duda, os aprovecharéis todos.
Estad contentos, es más, estad orgullosos de que uno de nosotros tenga la suerte de poder vivir estas experiencias, que como he dicho antes, repercuten de una u otra manera en La Hura, en nosotros, en todo. Irse para allá no es fácil, el dinero a…