Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2013

Perdone señor.

Imagen
Si a usted le parece que cuatro sucios dólares por kilo de sorbo es una indemnización, es que vive lejos de la realidad.
¿Sabe usted dónde vivimos desde el paso del huracán?
Suerte del hospicio y de la parroquia.

No haga caso de las corbatas, en este condado somos muy de aparentar cuando viene el senador.
Si cree que con eso, ¡con eso!, puedo dar de comer y puedo vestir a mi señora y a mis cuatro hijos, es que está usted muy, ¡muy! equivocado.
Y al igual que yo, piensa el señor Hartman, Tom, los chicos del silo y la gente alojada al otro lado del arroyo.

Vuélvase a la capital y diga a los de arriba que por lo menos manden palas para poder enterrar a nuestros muertos.





Norman Rockwell
Freedom of speech - 1943
Óleo sobre lienzo.

Eclosiones bastante grandes

Pese a todo, lo entendieron.

Aproveché que estaba de tarde para poner la segunda cadena, la de los informativos chachis y los documentales de cosas, animales y demás seres y sub-seres.

- O sea, que te vas.
- ¿Por qué?
- ¿Te vas?

El interrogatorio de esa tarde y una comisaría del Bronx eran primas hermanas.

Aprovechando la televisión, que echaban un documental sobre el universo, traté de explicar algunos de los por qués de mi decisión.

- ¿Qué sale en la tele?
- Super novas explotando.
- Pues por eso me tengo que ir, bueno, en parte es por eso.

La idea de que una estrella brilla más después de que sus restos se reagrupen en otra parcela del universo después de que explote caló.

Igual que usar tanto el "de que", una lapa que no me quito desde que nací.

Pues eso, que exploto, me separo, me reagrupo y brillaré más al otro lado del charco.