viernes, 16 de octubre de 2015

Reinventado a Hopper (cuarta parte)



- Entonces, según usted, esto es para siempre.
- No me trates de usted que aún no me toca.
- Entonces, según usted, esto es para siempre.
- ¿Caedmon?
- Quince años entre sus paredes.
- Um, esa educación es poco habitual por aquí, vosotros los del upper east...
La una de la mañana de un miércoles de noviembre cualquiera.
Phillies estaba animado.
Cuatro personas bastaban.
- No me ha respondido, ¿se puede salir de aquí?
- ¿Ve a esa pareja?
- ¿Los silenciosos?
- Si, Los Boucher.
- ¿Qué pasa?
- Entraron en Phillies buscando como salir.
- No entiendo nada.
- Prueba a encontrarte - dijo Amy Boucher.

Y paciencia, mucha paciencia.

Octubre de 2015.
La idea de que no haya puerta en Phillies es demoledora.


Piensa, lector sidonita.
¿Son todas tus puertas reales?




martes, 29 de septiembre de 2015

Salvador

Una pena, la verdad.

Una pena, porque era joven, unos veinte, bueno ni eso, no tenía pinta de afeitarse mucho, ni de marcarse la cara a cuchillo.

Si que me acuerdo de su mirada, se le veía más bien tranquilo, aunque al poco de taparlo con la capota empezó a gritar y a moverse mucho.


Al principio costó porque no atinaba a mancar el burón con la nuca, reconozco que ahí hasta me lo pensé.

No sé que habría hecho para estar ahí sentado, la verdad es que en la audencia son de tinta suelta y no tiembla la mano para pasarlos a garrote.

Don Senén siempre dice que es por el bien de la patria, aunque yo poco pregunto, que no está bien ser curioso.

A mi la verdad es que me da apuro, pero en casa hay que comer, quiera Dios que cuando muera esto no me lo tenga en cuenta, al fin y al cabo alguien terminaría haciéndolo.

Diecisiete llevo ya, dieciséis, bueno el de las quinielas de Alicante cuenta la mitad, que también metió la mano Copete.

No sé lo que voy a durar haciendo esto, tampoco sé hacer otra cosa; echo de menos el pueblo, esto de la ciudad me pone de siete males.

Una cosa si que sé y a Dios se lo ruego, que yo así no quiero morirme.



(Imagen de la película "El Verdugo" de Luis García Berlanga)


martes, 1 de septiembre de 2015

Sunflower review



No sé.

Lo que hace ser pobre y tener que pintar historias que nunca me han gustado, además lo verde me da alergia.

Pero claro, es que, "pintas tan bien las plantas, Vincent", pues uno al final tiene que comer, pasar por el aro y dejar de lado a las noches estrelladas.

Y el escribir, eso si que me llena.

Los aceites me tienen las manos machacadas.
He perdido vista frente al lienzo.
Y tanta pintura no es buena si es aspìrada.

Total, para lo que me queda, voy a despedirme pintando estas cosas, que hablen de mí, aunque sea bien.

Ah, luego viene la trifulca con el memo de Gauguin, que va contando por las tabernas de Arlés que si me he cortado la oreja a propósito.
Pero bueno, es buen compadre, sólo él sabe que al cuadro original de los tornasoles, le falta uno.

No sé.
Me voy medio contento.
Eso sí, seré eterno.
.Los Girasoles, Vincen van Gogh
Óleo sobre lienzo.
93x72
Neue Pinakothek, Munich

miércoles, 26 de agosto de 2015

Agosto del cuarenta y cuatro


No sé.

Todo esto no me termina de convencer.

Aún sabiendo que vamos a ganar la guerra cuando desembarquemos el día D y que seremos recordados como héroes por los siglos de los siglos.

Bertand y Bernard van a morir seguro, aunque bueno, tampoco dejan mucho en tierra.
Arthur, mutilado, será un veterano de guerra de manual, con muleta y medalla.

Yo saldré ileso.

Pero no sé si me estoy equivocando de guerra.






Willie Gillis in Convoy by Norman Rockwell

lunes, 17 de agosto de 2015

Nieve de agosto

Hasta aquel día se lo pensó más de trescientas veces, pero ni por muchos calendarios que pasasen supo reunir algo de valor, más bien nada.

Inviernos.
Primaveras.
Veranos.
Otoños.

Inviernos,
Primaveras.
Y así hasta...

Oye, y además es que se fue a la guerra con un par de batallas perdidas, heridas múltipes; una con arma de fuego y otras tantas por no saber aún ni andar.

Pero daba igual, hasta la muerte todo es vida, incluso muriendo seguimos viviendo.

La quería.

Y punto.

sábado, 6 de junio de 2015

Rugidos

Yo no tendría miedo.
Pero para nada.
Valladolid te da, Valladolid te quita y te echa.

"En Valladolid somos así", cierto; nuestra historia, nuestros muchos fríos y muchos calores y nuestra...qué se yo...eso que hay en esta tierra, nos hacen ser como hay que ser en Valladolid.

Basta con mirar el paisaje, plano y austero, pero no por ello, vacío de belleza.
Carácter de Valladolid.

Las ciudades están vivas, te forjan, te acogen, te amoldan, y esa es una de las razones por las cuáles no hay que tener ningún tipo de miedo al futurible tripartito municipal que se nos viene en Valladolid.

La ciudad y su carácter terminará por sentar cátedra y emitir veredicto frente a la coalición que ocupará el sillón de la Plaza Mayor dentro de siete días.
Sí, ocupar.

En esta ciudad no caben ese tipo de trinidades eventuales, ni pensamientos tendentes a los radicalismos de izquierdas.
Basta con que toquen a la Semana Santa para que la ciudad, la ciudad, los eche.
Cuestión de carácter.
Idiosincrasia Vallisoletana, mire usted.

Van a poner de alcalde (en minúscula) a un señor que ha obtenido los peores resultados de la historia del PSOE en Valladolid y al que además no le quiere ninguno de sus compañeros de pacto.
Para hacérselo mirar.

Espero que la historia se cuente como debe, qué se estudie como ha sido De la Riva, sus polémicas declaraciones, sus salidas de tono y su, en ocasiones, poco tacto.
Acto seguido, que se cuente...contad como está Valladolid.
¡COMO ESTÁ VALLADOLID!


Lo bonito es contar lo malo que ha sido este señor, pero sin darse una vuelta por unas cuántas muchas ciudades de España; o ver como se pega con su propio partido por defender a capa y espada a la ciudad.

Envidia de ciudad y envidia de Alcalde (con mayúscula), que nos ha dejado Valladolid que da gusto señores y señoras.
Ya lloraremos.

De fuera vendrán, que bueno te harán De la Riva.

viernes, 16 de enero de 2015

Nighthawks 4


- Y dice que no está lejos de aquí.
- Nada, a cuarenta millas, según salga de Pasaic tome la segunda y todo recto.
- ¿Qué te parece nena?
- Lo meditamos luego en casa, son las tres y prefiero seguir bebiendo a madrugar.

- Amigo, si me petmite, yo le recomiendo un sitio mejor.
- ¿por qué tendría que hacerle caso?
- Dudo que quiera realizar un viaje a un lugar infestado de gente, allí dudo que se puedan reencontrar su chica y usted, disculpe, pero este bar tiene una acústica terrible.
- Terrible de buena Al, la cambié hace un año.
- A eso me refería amigo, jajaja.

- ¿tiene un sitio mejor para escaparnos?
- Sin duda y por un dólar o menos.
- ¿ah si?.
- ¿Ha probado a viajar dentro de usted?

sábado, 27 de diciembre de 2014

Amarillo del 29



- ¿Sabes?
- El qué.
- Que me sorprendo cada día menos de tu capacidad.
-¿cuál de todas?

Después del batacazo del 29, los expertos acuñaron el termino "sunflower mind" para definir a aquellas personas que pese a la adversidad buscaban la luz otra vez.

- Me refiero a esa cualidad tuya de poder seguir pensando que pese a todo, sigue habiendo luz.
- Ya me conoces.
- La verdad es que poco, pero en las situaciones grises es cuando más libro abierto eres.
- ¿Sabes tu una cosa?
- El qué.
- Que yo también me sorprendo a mi mismo.
- ¿y eso?
- Porque no se como ni de donde saco siempre luz y energía para luchar y mirar al frente.
- Eres especial.
- No, es que soy un girasol.


Los girasoles.
Vincent Van Gogh 1888
Óleo sobre lienzo
93 x 72
Neue Pinakothek - Münich


martes, 12 de agosto de 2014

La nueva y la vieja

 
Asusta.
Asusta asomarse al balcón.
Pensar en que deseas hundirte en ese mar amarillo que golpea con virulencia el adobe pocos metros más abajo.
-Es una buena muerte- piensas.
Horas y horas de campo y de color amarillo, en el que, atrevido, se cuela un verde.
Se cuelan dos, las lluvias fueron generosas.
 
Y no.
No parece que haya nada que despunte en kilómetros a la redonda.
Un palomar a lo lejos.
La choza destartalada de aquel hombre, dos horizontes al fondo.
Tres, mejor dicho.
 
No hay nadie.
Pero estamos todos.
 
La nada.
Hermosa.





Cristino de Vera
Cristo y Castilla
Óleo sobre lienzo-1985

jueves, 31 de julio de 2014

Milagro de Santiago Fermi.

Se notaba desde la tercera fila que no quedaba mucho para que la enfermedad se comiera sus recuerdos.
Su piel, tan pálida como brillante, nos iluminó a todos en su última, en nuestra última tarde con el gran Fermi.

Seríamos unos diez fieles seguidores los allí congregados para empezar a decir adiós a nuestra luz.

Esta escapa a Mendoza me costó el divorcio tres meses después,.pero esa es otra historia.

Al bueno de Santiago le quedaban no más de cuarenta días sobre con los pies en la tierra, y creedme cuando os digo que me ha dolido más esto que perder el piso y la parte de terreno en favor de mi ya antigua mujer, eso de "ex" nunca me ha gustado.

Decía que esa era la última tarde del dos veces Premio Nacional de las Letras en Río de la Plata, su discurso no duró más de dos minutos:

"Gracias a todos por venir, ya pueden marcharse, nuestra fiesta ha terminado, mis últimas energías se quedan acá, ya con ustedes. 
Agradezco su fidelidad, no esperen más de este viejito, somos afortunados, yo por verlos a ustedes y ustedes por verme a mí.  
Gracias. 
Infinitas. 
Gracias."

Era el estilo Fermi, la grandiosidad de lo breve y el hermetismo excitante; irónicamente, su despedida pública se alargó varias horas más, en las que estuvimos recitando a Storni y escuchando a Piazzola.

Ha pasado medio año de aquello.
Don Santiago se nos fue a los tres días de bajar del escenario.
Yo me divorcié a los tres meses.
¿Separado?, bastante más, cuando me dió por levantar la cabeza y mirar a mi alrededor.
Por ahí más o menos.