jueves, 29 de enero de 2009

Era una, era muchas

Hoy se ha despertado sin saber que le tocaba ser.
A sus 17 años no sabe nunca que ponerse cuando el maldito despertador se lanza contra sus oídos para decirla que tiene que soportar otras putas veinticuatro horas siendo...¿ella?.
Su armario está llena de muchas ellas.

De lunes a viernes, se viste de instituto.
Los sábados se pinta de intento de chica pop.
Los domingos se disfraza de melancolía y de horas de messenger.

Está en una edad complicada, metida en un hoyo de infernal rutina del que sólo sale los fines de semana, de tal a tal hora, claro...

En el insituto no la va mal, conjuga perfectamente el atender, con cerrar los ojos durante las clases para irse de alli...hacia...aún no sabe dónde.
Su día preferido de la semana es lunes...martes...o jueves...la da igual, el caso es que tiene que llover, llover mucho y de color gris.
Es su actividad preferida, apoyarse en la ventana de su habitación y dedicarse a contemplar la lluvia.
Es su rato de pensar.

Pensar en qué ponerse cada día hasta que mande su armario lleno de dudas a la basura.
Pensar en quién es ella y que está haciendo allí en ese momento.
Pensar en un mundo en el qué a veces no hay entrada para ella.
Pensar en si esa tormenta que ve va dedicada a ella.

O simplemente para pensar por pensar.

Mañana cumple 18.




*Ilustración extraída de www.manolilopez.blogspot.com













2 comentarios:

NarU dijo...

Gracias por pasarte por mi blog! Hace ilusión ver que gente nueva va entrando y, por supuesto, se molesta en perder unos segundos dejando constancia con un comentario...

Me ha gustado mucho esta entrada, la forma en que está redactado...No sé, me iba imaginando todo casi como si fuera yo, jejeje.

Pasaré más a menudo, seguro.

Un saludo!! (-:

Anónimo dijo...

Son textos escritos por ti¿?
La verdad que me has quedado impactado.