ETERNIDAD


Las tardes de los jueves que protagonizaban Anna y Rafa cada semana, seguían fielmente el guión.
Páginas y páginas con conversaciones ya planeadas, subrayadas en azul ternura y verde miradas.
Paseaban, compartían té, seguían paseando...todo estaba planeado, todo era rutina, pero cómo si tuvieran quince años y estuvieran ante su primer beso.
Pese a llevar mucho tiempo juntos, nunca acaban de conocerse.

Las tardes de los jueves de Anna y Rafa, eran un viaje de palabra y métrica, más allá de la existencia.

Esas tardes de jueves de besos de chistera y truco de magia.

Los paseos por el parque se convertían en una gran fiesta a la que todo el mundo estaba invitado.
Músicos, malabaristas, teatrillo de marionetas, poetas, pintores...enseñaban al mundo lo más puro de sus creaciones y de su existencia.

Uno de esos artistas de los sueños, conmovido por el sublime espectáculo del beso de Rafa y de Anna, inmortalizó con su paleta el instante...el instante.
Intentó captar todos los detalles, que hubieran hecho de su pintura algo parecido a lo celestial y lo divino, pero se quedó en el escalón anterior, obra maestra.

Jamás ningún pintor podrá inmortalizar ese generoso gesto.
Jamás, ni entre miles de poetas, podrán darle forma de verso a través de las letras.
Sólo Anna y Rafa, saben cómo suena y cómo se ven sus besos.

Klimt lo intentó.

Comentarios

Fernando ha dicho que…
Si Klimt sólo lo intentó, nadie jamás lo sabrá.
Ni falta que hace.
Afortunado Rafa.
Miss O. ha dicho que…
...jolines...leerte me da envidia...=P...

¿Y qué me dices de Rodin y Munch?

...=)...

Entradas populares de este blog

El indigesto salmón

Reinventado a Hopper (cuarta parte)

Sunflower review