PEQUEÑAS PARADAS

La estación.
Esperamos la llegada de los vagones.

Viajamos hacia el mismo lugar, pero con diferente destino.

Lecturas.
La reinauguración de la lectura de los domingos de tren, inunda mi mente de bella composiciones, baile suave y rítmico de la letra.

Las grito en silencio.
Con la esperanza de que se reproduzcan armoniosamente por el tren.

Ida y vuelta.
La imagen de una taza de té me levanta de mi fugaz sueño.

Voy en su busca, paseo entre los vagones hasta el encuentro.
Los viajeros duermen, leen...puedo pensar que todos piensan.

Infusión.
La bolsa con los granos de té se precipitan con veloz lentitud hacia su baño tibio.

Empieza el espectáculo.
El pentagrama transparente muestra una hermosa composición de tonos ocres.
Prefacio de una ópera de sabores.

Éxito.
Dos jóvenes de café y prisa comparten experiencias laborales.

Juegan a hablar mejor que el otro.
Visten de oro.
Huelen a plata.
Sus ojos lloran frustación.
Al terminar su refrigerio exclaman expresiones de paciencia.
Se confiesan ante mi en silencio.
"No nos queda otra", dicen.

La vuelta.
Saco billete de vuelta a mi ventana.

La orquesta Sabores sigue su concierto en mi paladar.
Todos siguen dormidos, pese a que muchos están despiertos.
Domingo en nuestras caras.
Escribo.
Justo en el límite.
Justo al margen del viaje.
El tren se parará en breve.

La montaña en primavera.
A pesar de la velocidad, la montaña aparece potente, firme, calma y paciente.

La misma paciencia que tuvo quién sabe para crearlas.
La nieve se escapa.
Pasa a ser agua.
A su líquidez.
Baja a la tierra tras un momento de conversación divina con el cielo.
Mientras habitaba la rocosa cumbre.

Madrid.
Parada.

Aún viviendo Madrid en la prisa.
Su reloj va adelantado.
Las cabezas miran al suelo.
Buscando, quién sabe, si las manecillas de sus horas lentas.

Comentarios

irene buscando la felicidad ha dicho que…
Nunca un viaje en tren estuvo tan lleno de experiencias.
Por cierto, voy a tomarme un té ahora mismo...
Miss O. ha dicho que…
...cielos...creo que lo has descrito al pie de la letra...jej...demasiadas horas de idas y venidas, eh...algo me suena...=)...

Entradas populares de este blog

El indigesto salmón

Sunflower review

Reinventado a Hopper (cuarta parte)