SIETE DIAS

El ocho de septiembre sabe a calor sofocante de mediados de julio, más aún cuando, al ser el día de la fiesta mayor, hay que ir de traje y corbata, es lo suyo, hacer penitencia acompañando la procesión de la patrona.
Pero Dios, también creó las cañas.

************
- Ha vuelto señor Koku.
- Sí, los borradores me comían.
- Y la conciencia...
- También, también.


Microrrelato presentado al VII Certamen Creativo "Un dedo de espuma, dos dedos de frente"
Una de las condiciones era la de no extender el relato más allá de los 25o caracteres exactos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El indigesto salmón

Reinventado a Hopper (cuarta parte)

Sunflower review