lunes, 26 de octubre de 2009

QUIERA ALGÚN DÍA DIOS

Definitivamente, hay gente hecha de un material díficil de encontrar hasta en el pozo minero más profundo de Sudáfrica.
Personas capaces de echarse a su zurrón una estatua de Colón, un Puerto Olímpico y hasta una Montaña en Montjuic y echarse andar sin descanso hacia la cima del triunfo.
Gente capaz de lidiar con hojas y hojas de reformas estatutarias, de progreso; callando las voces ajadas por el odio de la historia y amansar las fieras mesetarias de cara avinagrada, que miran con recelo todo lo que lleve Ç.

Y con el panorama que nos rodea, casi es hasta normal, que el mal olvido se apodere de ellos.
Para ver cómo mercadean con tus logros cómo si de la túnica del nazareno se tratase, mire usted, para eso prefiero dejar en blanco mi recuerdo.
Pero esto no es así, en verdad la vida es injusta, castigando a quienes deberían de alcanzar el Olimpo de los dioses de carne y hueso.

Leer sus memorias en catalán es mi particular muestra de respeto y admiración hacia Pasqual Maragall.

**********

Recomendable leer la entrevista de Juan José Millás a Pasqual Maragall en el País Semanal del pasado domingo 25 de octubre.

No hay comentarios: