sábado, 3 de octubre de 2009

REVOLUCIÓN

Llegó el final de los tiempos,
relojes sin marcar horas,
minutos sin engendrar segundos.

La revolución de los segunderos,
parados, atrapados en la espera.
Tiempo muerto,
descanso para todos.

Cuadros que se pintan solos,
música de caprichosa partitura.
No hay lugar ya,
para las manos del maestre.

Utópico desafío contra Cronos,
la paciencia el único arma.
Eternidad, victoriosa ganadora del combate.
Morir, necesidad de vida.

*****************************

La persistencia de la memoria (Salvador Dalí - 1931)

1 comentario:

Toñi dijo...

Hola!!

Un poema misterioso y el final me parece redondo. Veo que te ha inspirado el mismo motivo que a Edurne; un cuadro que has interpretado muy bien ;-)

Un abrazo. Toñi
(Del Club de Escritura La Biblioteca)