EL BAUTISTA

Leopold anotaba en su diario los pasajes más llanos y previsibles del manual de la vida.


Hasta que un día se cambió de nombre.


*****

Amedeo Modigliani, Retrato de Leopold Zborowsky


Comentarios

Entradas populares de este blog

El indigesto salmón

Sunflower review

Reinventado a Hopper (cuarta parte)