martes, 24 de noviembre de 2009

EL BAUTISTA

Leopold anotaba en su diario los pasajes más llanos y previsibles del manual de la vida.


Hasta que un día se cambió de nombre.


*****

Amedeo Modigliani, Retrato de Leopold Zborowsky


No hay comentarios: