jueves, 17 de junio de 2010

La número dos

En algún lugar de San Lorenzo, 17 de junio de 2010

Te quiero, la quiero, es igual, es lo mismo, sí, tenía que empezar así esta carta dirigida a quién sabe, pero que necesitaba escribir, un año como este bien merece unas líneas.
Pues eso, doce meses, casi doce meses fabulosos que ya empiezan a hacer la maleta para volver a la meseta.
Dejo aquí muchas cosas que me traje en su día desde Valladolid, ahí quedaron, ahogadas en las aguas del Cantábrico, y a cambio, la brisilla marina me ha dado otras que me llevare de vuelta a casa.

Y en la carrera, pues estupendamente, no tiene nada que ver lo de aquí con lo de Pucela, sí, es importante, pero me quedo sobre todo con los sobresalientes que he sacado en "pensamiento" y en "estado del alma".
Por ahí por mi mente pululabas tú, sí, ha sido un año a veces complicado, la distancia es lo que tiene, pero mira, ya estamos a junio, ya hemos matado el tiempo y hemos roto los relojes que nos separaban físicamente, sólo eso, en el plano físico.

Estos han venido a verme, siempre bienvenidos, Marco, Andy, Raba, Juli, el puto Beto, Massi, Cachito, y Hermoso vendrá para el finde que viene, a cerrar el ciclo, supongo que iremos a echar unas sidrinas y a ver la escalera diecinueve.
¿Y ahora qué?, es fácil, ser un chico casi nuevo, este año me ha venido.....sí, sin duda.
Poco más que contar, se está haciendo de noche y está empezando a orbayar, no quiero que se moje el papel ni la letra, me parece que voy a ir dando un paseíto hasta casa, sintiendo la lluvia.

Me bajé del Ares el disco del tío este que te gusta tanto, voy a ponerme alguna cancionceja para marchar a casa, igual dice algo interesante.
La número dos.

G.


*************************
-¿Y esto? - preguntó el lado derecho.
- Ah, nada, un atractivo y complicado ejercicio de inmersión en mente ajena.
- ....ya veo...ya...
- No sé de que te sorprendes, si sabías que hoy iba a subir esto.
- ¡¡Es verdad!!, ¡¡que es hoy!!
-Claro, lado idiota.
-Pues a la de una, a la de dos y a la de tres...
-¡Felicidades Guillermo! - gritaron los dos lados a la vez.


No hay comentarios: