LA INSOPORTABLE LEVEDAD DEL SER

Los seres somos insoportables, partiendo de esta conjetura, elevamos a la enésima potencia nuestra hipótesis y tildamos de pesado todo lo que tienda a la levedad.
El oficio de crear teorías aún no tiene estatutos, y puestos a pensar, pensemos libremente en nuestro propio mundo de burbujas y nubes rosas.
La casualidad, esa gran amante de esas grandes historias de cada uno, ¿acaso no es casualidad que estemos viviendo?, basta con pensar en la respuesta para darnos cuenta de que la teoría de la probabilidad es la batuta de nuestro sino.
Y de momento, entre las letras de Milan Kundera, pensaremos en que todo responde a un quizá, ¿que sería de mi vida si en este momento no estuviera escribiendo?
¿Que sería de la tuya si en este instante no estuvieras leyéndome?

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Interesante entrada, nunca me hubiera sentado a pensar esto.

Porque en una cosa tienes razon, es casualidad que me parara a leer este blog.

Un saludo.

Entradas populares de este blog

El indigesto salmón

Sunflower review

Reinventado a Hopper (cuarta parte)