ME CAES MAL


Una frase lapidaria, que suena no del todo mal si te la dicen de tú a tú, lo normal es encontrártela en forma de "le caes mal".
Ay...que sería de nosotros sin esos portavoces (sarcasmo)
Es una de las situaciones que nos causan malestar, el saber que no somos agradables a los ojos de alguien.

El saber que no somos del todo perfectos puede llegar a tambalear nuestra autoestima, si nos pilla con las defensas bajas.
Notamos inmediatamente el roce con la frialdad de la otra persona, activamos nuestra luz roja y suena la sirena que nos indica que algo hemos hecho mal.

El siguiente paso es de manual, acercarse a la persona con sigilo y suavidad, consiguiendo reforzar la hostilidad para con nos, justo lo contrario que pretendemos.
La química de las relaciones es muy compleja.
Es entonces cuando entra en juego nuestra espontaneidad, la naturalidad, el ser veraces con nosotros mismos, fieles a lo nuestro.

Ser esclavo del que dirán es síntoma de una baja autoestima, no se acetpan reproches, tan sólo halagos y buenas palabras, impidiendo realizarnos completamente, desconociendo a base de ceguera emocional, nuestro verdadero yo, nuestro existir.
Jamás caeremos bien a esa persona, por razones x; incompatibilidad de caracteres, ideas preconcebidas...

La barbarie contra nuestro yo es brutal cuando nos ponemos un trampantojo, convirtiéndonos en pura farsa, en fachada; fingiendo lo que somos para conseguir agradar, la desesperación elevada a la enésima potencia.

Craso error.

Ahí es cuando seremos carne de todo tipo de inseguridades, nuestra autoestima tocará el magma de la tierra, y dejaremos al aire nuestra coraza lanzando un claro mensaje: "ven y acaba conmigo".

¡Démonos el gustazo de ser francos y ciertos con nosotros mismos, de identificar, potenciar y proyectar nuestro yo!

Eduard Punset nos propone un ejercicio interesante: no pierdas el tiempo pensando en si queremos al amigo o al vecino; actúa como si lo quisieras.

Aceptar que todos los que nos aman son la compensación por las que nos detestan nos hará bien.

Comentarios

Bertha ha dicho que…
Enhorabuena por la reflexión. Me ha encantado.

Entradas populares de este blog

El indigesto salmón

Reinventado a Hopper (cuarta parte)

Sunflower review