miércoles, 1 de diciembre de 2010

LA BUFANDA DE PEP

Más allá de lo deportivo, en los últimos días se viene hablando del método Guardiola, o como me gusta a mi denominarlo “la bufanda de Pep”.
Basta con estar atento a alguna rueda de prensa del de Santpedor, para darse cuenta de que lo suyo no es casual.

Los amantes del deporte, de mi generación, recordamos nítidamente la elegancia de Pep sobre el campo, con sus galones de capitán, dando pases de gol mirando a la grada, acariciando a la pelota sin propinar sobre ella ninguna patada tosca y a destiempo que pudiera dañarla, ama el balón por encima de todas las cosas y en todos sus conceptos, igual que ama a la palabra.

Su verbo es natural, sin forzar ni querer dar a la prensa ni el aficionado lo que desean oír.

Después del Barcelona 5 – Real Madrid 0: 

Hemos conseguido 3 puntos, pero se recordará el cómo lo hicimos”

“No digáis que han jugado mal, sería falso e irreal, el Madrid es un equipo brutal”.

El hecho de forjarse en las categorías inferiores del club, hacen de Pep y su bufanda, un binomio entrenado en el liderazgo y motivación de equipos, más aún cuando tu gente no levanta palmo y medio del suelo; y no vale ir con cuentos a los niños, la verdad y la realidad frente a la frase hecha y la psicología barata; parece que el método funciona.

Uno también es de usar bufandas y hacer de Pep de su gente; sin medias tintas y sin ambages, las cosas como son.

En mi libreta tengo apuntadas varias reflexiones:


Días de fútbol: “estaré contento si ganáis, pero estaré aún más contento si perdéis sabiendo que habéis dado el 100% de vosotros para el equipo”.


Pensamientos con cloro:tienes que empezar a adquirir responsabilidades, grandes o pequeñas, los que te siguen te lo demandarán; para los nuevos de la categoría, sois los mejores, y por eso quieren ser como tú, como vosotros.

Si entrenas mal, te verán, y entrenarán mal, será malo para todo el equipo; en cambio si entrenas como lo vienes haciendo hasta ahora, lo harán muy bien, será muy bueno para el equipo.  

Un día te explicaré la Teoría del Caos, en el que un pequeño gesto tiene enormes consecuencias”.


Haciendo de papi: no te fíes de lo que ponga en el papel de la universidad, todas las carreras tienen salidas, las que tú quieras; si haces lo que te gusta serás una persona mucho más feliz que aquella que estudia lo que aparentemente tiene visos de ser lo más provechoso para su bolsillo. ¿vas a hacer algo que no te gusta?

Haz lo que te gusta, y sé el mejor”.


Las vueltas del café: “enhorabuena, el primer paso para hacer cambios es decir que quieres hacerlos; lo siguiente va de la mano, las uniones son estrechas y sólidas. 

Atenta, el paso posterior a este primero aparecerá de manera inminente, prepárate para recibirlo con toda tu mente funcionando al 100%, y sobre todo, con mucha calma.

Disfruta de los cambios, nos dan media vida; seguro que has pensado en pintar la pared de la habitación de otro color, mover la mesa un poco a la derecha, reordenar los libros por autores; son cambios que dejan la casa como nueva, te invito a que esa casa seas tú”.


No regalo palabras, las palabras han de ceñirse a la realidad, sin andarse con tonterías ni paternalismos innecesarios o hacer de vendehumos, frases medio hechas o tópicos que no hacen sino el efecto contrario.

La palabra ha de salir sincera y sin adornos, natural, sin hacer fuerza; y cuando no haya palabras, silencios con café, que no dejan de ser palabras dichas sin ser pronunciadas e igual de cómplices y acogedoras.
Hablar...y hablar...sin que importe el tiempo....y que se paren los relojes....que estamos hablando...palabras y palabras, a juego con las miradas.

La bufanda de Pep y yo.

No hay comentarios: