PEQUEÑAS HISTORIAS DE SOMBREROS

Caben en un sombrero tantas cosas...

Relojes para que se paren, lunas para que no salgan, soles para que no se pongan...

Caben cafés, unas veces largos, otras veces más pequeños...

Sombrero en el que entra y sale la música para templar los ánimos y parar los vaivenes del alma...

Entran en un sombrero, pasos del 35, que se convierten en zancadas...

Caben horas, caben meses, calendarios y días en rojo...
También entran desafíos y pulsitos, coronados por abrazos.

Caben besos a millones, también la paz del simplemente estar ahí...

Un sombrero para cada día...

Uno muy grande para meterse en él cuando toca...

Uno pequeño para lanzarlo al aire de alegría...

Otro con megáfono para gritar...

Uno de papel para llenarlo de lágrimas...

Otro de colores para pintar risas después..

Sombreros con manos para abrazar y acompañar.

Otros huelen a vino, sombreros que saben bien.

Y es que....caben tantas cosas en un sombrero...

Comentarios

Entradas populares de este blog

El indigesto salmón

Reinventado a Hopper (cuarta parte)

Sunflower review