Conjuntos singulares

En los cascos sonaba la número quince, hacía juego perfectamente con el paisaje, al que le quedaban unas pocas horas de sol.
Ironías... se embarcaba por la misma carretera, hacía el mismo destino, en fechas idénticas pero con paradas finales contrarias.

Otra vez un sábado en la carretera, los días escogidos por los sociofóbicos para encontrarse con otros alérgicos al tumulto.
Todo sabe diferente, todos suena distinto a un viernes o a un miércoles.
Los caminos en sábado son barrizales, no se hizo el sábado en el manual de la vida para malgastarlo en la carretera.

Eso pensaba él año tras año, pero necesitaba juntarse con ese binomio de las horas y el calendario para darse un baño con sus semejantes del sanatorio sociopata.

Luego volvía a sus quehaceres con una dosis de realidad.
Tocar el barro y el suelo para poder pagar el crédito de vivir en el cielo.

¡Hasta el año que viene! - dijo al abrir la puerta de casa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El indigesto salmón

Reinventado a Hopper (cuarta parte)

Sunflower review