A mis diez y tantos


La verdad es que tuve mucho valor.

También es cierto que he estado detrás de ti bastante tiempo, incluso me llegué a enamorar de ti, en fin, cosas de la edad.

Soy muy madura, pienso a otras velocidades, tres o cuatro por encima de los de mi quinta, y no lo digo yo, lo dicen los hechos y mi biografía, por eso no tengo tiempo para pensar ni en bobos ni en bobadas.
Pasa todo muy deprisa, a tal velocidad, que creo que hay cosas que se me escapan de los dedos y que nunca podré saber como serán.

Definitivamente, soy de otra pasta, mi mundo está dos futuros por encima de este.
Dicen que es ahora cuando he de soñar con imposibles y vivir en mundos de fresas con nata, pero tengo la sensación de haberme bajado de ese tren de mentiras hace mucho tiempo.

Y eso que acabo de cumplir los catorce.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El indigesto salmón

Sunflower review

Reinventado a Hopper (cuarta parte)