Epitafios en el cuaderno del tramoyista.


El Arena se puso en pie, comenzó a aplaudir.

Minutos y más minutos de palmas, olés y demás vítores.

Terminaba su carrera sobre las tablas en las que comenzó hace ya más de cuarenta años.

La memoria, en su cabeza, pasaba fugazmente por un amasijo de galardones, menciones y portadas en mayúscula.

Punto y seguido.

¿Y ahora qué?

Comenzaba su final.

****************

E.Hopper - Dos comediantes (1965)

Comentarios

Entradas populares de este blog

El indigesto salmón

Reinventado a Hopper (cuarta parte)

Sunflower review